jueves, 1 de abril de 2010

Jesucristo y la aflicción: de esta unión nació la Iglesia


¿Qué papel cumple el dolor en la vida humana? ¿Ha de ser querido o repudiado? ¿Es inevitable? Asuntos como éstos poblaban la mente del célebre escritor católico Joris- Karl Huysmans (1848- 1907) cuando escribía una de sus grandes obras, “L'Oblat”, de la que transcribimos el siguiente fragmento .


Para intentar comprender la razón de ser de esta terrible benefactora, sería preciso remontarse hasta la primera edad del mundo, entrar a ese Edén donde, nada más Adán conoció el pecado, surgió la aflicción, el dolor. Fue la obra primogénita del hombre, que desde entonces lo persigue en la tierra e incluso más allá de la tumba, hasta el umbral de Paraíso.

Fue la hija expiatoria de la desobediencia, a la que el bautismo, que borra el pecado original, no extinguió. Al agua del sacramento ella añadió el agua de las lágrimas, y limpió las almas tanto como pudo con las dos sustancias tomadas del cuerpo del hombre: el agua y la sangre.
01_3.jpg
¿Qué papel cumple el dolor en la vida
humana? ¿Ha de ser querido o
repudiado? ¿Es inevitable?
Asuntos como éstos poblaban
la mente del célebre escritor
católico Joris- Karl Huysmans
(1848- 1907) cuando escribía
una de sus grandes obras,
“L'Oblat”, de la que transcribimos
el siguiente fragmento.

Odiosa para todos y detestada, la aflicción martirizó a las siguientes generaciones. La Antigüedad transmitió de padre a hijo el odio y el miedo a esa comisaria de las obras divinas, a esa torturadora incomprensible para el paganismo, que la consideró una divinidad malévola a quien ni oraciones ni ofrendas podían aplacar.

Caminó durante siglos con el peso de la maldición de la humanidad. Cansada de inspirar sólo iras y abucheos en su tarea reparadora, esperó con impaciencia –sí, también ella– la venida del Mesías, que la redimiría de su abominable fama y destruiría el execrable estigma que llevaba consigo.

Ella lo esperaba como Redentor, pero también como al Novio destinado desde la caída. Reservaba para él sus violencias amorosas hasta entonces reprimidas, porque en el cumplimiento de su triste y santa misión, sólo podía distribuir tormentos casi intolerables; reducía sus desoladoras caricias a la medida de las personas; no se entregaba por entero a los desesperados que la rechazaban y la injuriaban incluso cuando presentían que solamente los acechaba, sin acercarse demasiado.

Fue de hecho una amante magnífica sólo con el Hombre-Dios, cuya capacidad de sufrimiento rebasó cuanto había conocido. Se arrastró hacia él en esa noche espantosa, cuando a solas y abandonado en una gruta asumía los pecados del mundo; y apenas lo abrazó, ella misma se encumbró y se hizo grandiosa.

La aflicción era tan terrible, que Cristo desfalleció a su contacto. Para ella, la Agonía fue su noviazgo. Su signo de alianza, como el de cualquier novia, fue un anillo; pero un anillo enorme que sólo mantenía la forma del anillo pues, además de ser un símbolo nupcial, era un emblema de realeza, una corona. Con esta diadema ciñó la cabeza de su Esposo, antes aun que los judíos hubieran trenzando la corona de espinas que ella encomendara, y la frente divina quedó rodeada por un sudor de rubíes y se adornó con una joya de perlas de sangre.
02_3.JPG
El dolor, temido y odiado por la Antigüedad, fue considerado
por el paganismo como una divinidad malévola a la que
ni oraciones ni ofrendas podían aplacar (“Muerte de
Sócrates”, por David – Metropolitan Museum of Art, New York)


















Ella lo sació con las únicas caricias de que era capaz, es decir, con tormentos atroces y sobrehumanos. Y como esposa fiel, se aferró a él y no lo abandonó más. María Santísima, Magdalena y las santas mujeres no habían podido seguirlo a todas partes. La aflicción del dolor, sin embargo, lo acompañó al pretorio, con Herodes, con Pilatos. Examinó las correas de cuero de los azotes, corrigió el trenzado de las espinas, afiló el hierro de la lanza, aguzó celosamente la punta de los clavos.

Y cuando llegó el momento supremo de las bodas –mientras María, Magdalena y Juan permanecían en llanto al pie de la cruz– ella, como la pobreza que menciona san Francisco de Asís, subió deliberadamente al lecho del patíbulo, y de la unión de estos dos despreciados de la tierra nació la Iglesia. Salió entre borbotones de sangre y agua del corazón herido. Y fue el final. Cristo, habiéndose vuelto impasible, escapaba para siempre de sus abrazos. La aflicción enviudó justo en el momento en que había sido finalmente amada, pero bajaba del Calvario rehabilitada por ese amor, rescatada por esa muerte.

Vilipendiada tanto como el Mesías, se había elevado con él y había dominado también al mundo desde lo alto de la Cruz. Su misión quedaba confirmada y ennoblecida. En adelante sería comprensible para los cristianos, sería amada hasta el fin de los tiempos por almas que la llamarían a apresurar la expiación de los pecados propios y ajenos, para amarla en memoria y a imitación de la Pasión de Cristo, nuestro Señor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La misión de los Heraldos del Evangelio

Visitantes Online

Nuestros visitantes

Albania – Alemania – Andorra – Angola – Arabia Saudí – Argentina – Aruba – Antillas Holandesas – Australia – Austria – Benin – Bélgica – Bolivia – Bosnia y Hercegovina – Brasil – Bulgaria – Canadá – Chile – China – Colombia – Corea del Sur – Costa de Marfil – Costa Rica – Croacia – Cuba – Dinamarca – Ecuador – Egipto – El Salvador – Emiratos Árabes Unidos – Eslovaquia – Eslovenia – España – Estados Unidos – Estonia – Filipinas – Finlandia – Francia – Georgia – Ghana – Grecia – Guan – Guatemala – Guyana Francesa – Haití – Holanda – Honduras – Hong Kong – Hungría – India – Indonesia – Irán – Irlanda – Islas Fiyi – Islas Vírgenes – Israel – Italia – Jamaica – Japón – Kenia – Kuwait – Letonia – Líbano – Lituania – Luxemburgo – Malasia – Malta – Marruecos – Mauricio – México – Mónaco – Mongolia – Nicaragua – Nigeria – Noruega – Nueva Zelanda – Omán – Pakistan – Panamá – Paraguay – Perú – Polonia – Portugal – Puerto Rico – Qatar – Reino Unido – República Checa – República Dominicana – Rumania – Rusia – Singapur – Sri Lanka – Serbia – Siria – Suecia – Suiza – Taiwán – Tailandia – Tanzania – Trinidad y Tobago – Turquía – Ucrania – Uganda – Uruguay – Vaticano – Venezuela – Vietnam

Tags Etiquetas

abad abidias adan africa alba alcala alegria aleijadinho alejandra alejandria alejandro alemania ambrosio america ana ancona andres angel de la guardia angeles angeles custodios angelus antiguo testamento Antioquía aparecida apariciones apostoles arcangeles arzobispo asia asis auxilio de los cristianos avila barcelona bari basilica bautismo beata beato beatriz belen benedicto XVI bergoglio bernadita bibiana biblia bosco brasil brigida buen consejo caballeros de la virgen caminata caridad carlos carmcarelitas carmelitas carmelo catarina catholicnet catolica catolicos cecilia chacabuco chile chilenos cla claudia colegio coliseu colonia comunicación concepcion conclave constantino convento da luz conversión cova da iria cristiano cristianos cristo cuaresma cuba custodios damaso daniel david descalza descalzos dia de jose dias diego difuntos discipulos discipulos misioneros divina misericordia doctora de la iglesia dolores domingo domingo de ramos dominicos don bosco dones del espiritu santo edmundo egipto ermitaña escocia escola españa espirito espirito santo ester eva evangelio ezequiel facebook familia fatima Fátima fe felix Fiesta de Corpus Christ francia franciscano francisco francisco I francisco martos francisco y jacinta fundador fundadora gabriel gaudium gaudium press genazzano genesis goa google guadalajara guadalupe guaratingueta habito religioso heraldos heraldos de la palabra heraldos del evangelio hermana lucia herodes hombres hungria iglesia iglesia catolica imaculada concepcion imagen de la virgen del carmen imperatiz india inglaterra inmaculada inocentes intenciones irlanda isabel italia jacinta jacinta martos jao cla javier jeremias jeronimo jerusalem jesucristo jesuita jesus jmj joao joao cla joão clá joaquim jorge josafat jose jovenes juan juan de austria juan de la cruz juan pablo II karolina kozkowna laboure laura leon leonardo lepanto lerida letran liberio lo vasquez lorena loreto los heraldos los heraldos del evangelio lourdes lucia macabeos madre magno manuel maria marruecos marta martin martina martir martires mayo medalla milagrosa mejico mensajeros del evangelio mercedarios milagro del sol milan mision joven Misioneros mistica monasterio monseñor monseñor joao cla dias montfort musica nacimiento navarra navidad nazaret nicolau niño dios niño jesus noblac noticias noviembre obispo octubre ojos oración orionitas ovejas pablo pablo vi padre joao padres Padres Heraldos padroeiro do brasil palau papa papa francisco papa. santo padre paraguay pastor pastoral juvenil Pastozitos patrono paula penitencia Perpetuo Socorro peru pio v plinio pobres pontifice porres portugual presebre presentacion profeta purgatorio raquel redentoristas reina religiosa renuncia ricardo ezzati rio de janeiro roma rosario sagrada familia sagrado sagrado corazón salesianos san san antonio san augustin san francisco san jose san juan diego san pablo san pedro san rodrigo santa santa casa santa cruz santa ester santa rita de casia santa rosa de lima santiago santiago de chile santo santo domingo santo padre santos santuario sara semana santa señora del rosario septiembre siracusa Soissons sorbona tarragona templo toledo traslacion turquia ucrania valeriano vaticano vatucano vedra victor vida monastica viernes santo virgen Virgen de Fátima virgen de guadalupe virgen de lo vasquez virgen de lourdes virgen del cobre virgen del rosario virgen maria vitalidad de la iglesia yolanda zebedeu