jueves, 17 de junio de 2010

¿Por qué Cristo Nuestro Señor no permaneció entre nosotros, después de su Resurrección?

La Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo siempre ocasiona una profunda sensación de admiración. Claro está que, en primer lugar, por la manera esplendorosa con que Nuestro Señor confirma la propia profecía a su respecto y nos da la mayor de las pruebas de nuestra Fe. "Nuestra fe sería vana" dice San Pablo (I Cor - 15, 14) si no fuese por la Resurrección.

Después de haber pasado la Cuaresma, y sobretodo el período de la Semana Santa, en la contemplación de los indecibles sufrimientos a los que quiso someterse el Divino Maestro por amor a nosotros, y terminando en su muerte trágica, es innegable sentir un gran consuelo al tomar conocimiento de que Él verdaderamente resucitó, volviendo al convivio de los hombres.

Santo Tomás de Aquino levanta una consideración sumamente atrayente a respecto de este tema (Suma Teológica - Parte III - Pregunta 57):

El Hijo de Dios habiendo asumido la naturaleza humana para nuestra salvación, ¿no habría sido más saludable para los hombres que Él conviviese siempre con nosotros en la tierra [subrayado nuestro], como Él mismo dijo a sus discípulos: "Días vendrán en que desearéis ver un solo de día del Hijo del Hombre, y no lo veréis". Por tanto, parece que no fue conveniente que Cristo haya subido al cielo.

La primera conclusión aparentemente nos consuela, pues parece que efectivamente habría sido mejor que Nuestro Señor no ascendiese al cielo, sino que se hubiese quedado con nosotros.

Entretanto, conociendo el método adoptado por Santo Tomás en sus exposiciones, ya se sabe que él levanta la duda y después concluye en el sentido opuesto a lo que aparentemente se llevaría a imaginar. Lo que, dígase de paso, revela una inteligencia muy segura de sí; además de no huir al debate y hasta a la contestación de sus tesis, ¡él mismo aún provoca argumentos contrarios a ella!

Y responde el Aquinate con su extraordinaria sagacidad intelectual:

El lugar debe tener proporción con lo que en el está. Sin embargo, Cristo, después de su resurrección, dio inicio a una vida inmortal e incorruptible, y el lugar en que habitamos es lugar de generación y corrupción, al paso que el lugar celestial es un lugar de incorrupción. Además, no era conveniente que Cristo, después de la resurrección, permaneciese en la tierra, y, sí, que subiese al cielo.

Y completa a seguir:

Se debe decir que por el hecho de Cristo haber subido al cielo nada le fue agregado en relación a la esencia de la gloria, ya sea en el cuerpo, ya sea en el alma, pero algo se le agregó en lo que dice respecto al decoro del lugar [subrayado nuestro], lo que redunda en bien de la gloria. No que su cuerpo se hubiese perfeccionado o mantenido por causa de un cuerpo celestial, sino apenas por cierto decoro [subrayado nuestro]. Lo que, en cierto sentido, tenía relación con su gloria. Y de ese decoro [subrayado nuestro] le advenía cierta alegría - no porque entonces comenzase de nuevo a gozar de aquel lugar, al subir al cielo - sino porque pasó a gozarlo de un modo diferente, como de algo que se completa.

El quid de la razón alegada por Santo Tomás a la conclusión de la necesidad de Cristo no haber permanecido en la Tierra es el decoro. A primera vista alguien podría imaginar que una simple razón de decoro por sí sola no tendría tanta importancia. ¡Nada más falso! Es el propio Santo Tomás que lo recuerda. Convenía, como de hecho convino, al Hijo de Dios, Él mismo Persona Divina, que ascendiese al cielo, porque "algo se le agregó en lo que dice respecto al decoro del lugar".

No es en otro sentido, por otra parte, que el recordado Papa Juan Pablo II insistió en recordar la necesidad del decoro en la celebración Eucarística (Encíclica Ecclesia de Eucharistia). Todo el capítulo V de este documento trata precisamente del asunto.

Como vemos, la preocupación por el decoro recordada y revitalizada por la Santa Iglesia ya formaba parte, según Santo Tomás, de los divinos anhelos de Nuestro Señor para ascender a los cielos.

Por Guy de Ridder

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La misión de los Heraldos del Evangelio

Visitantes Online

Nuestros visitantes

Albania – Alemania – Andorra – Angola – Arabia Saudí – Argentina – Aruba – Antillas Holandesas – Australia – Austria – Benin – Bélgica – Bolivia – Bosnia y Hercegovina – Brasil – Bulgaria – Canadá – Chile – China – Colombia – Corea del Sur – Costa de Marfil – Costa Rica – Croacia – Cuba – Dinamarca – Ecuador – Egipto – El Salvador – Emiratos Árabes Unidos – Eslovaquia – Eslovenia – España – Estados Unidos – Estonia – Filipinas – Finlandia – Francia – Georgia – Ghana – Grecia – Guan – Guatemala – Guyana Francesa – Haití – Holanda – Honduras – Hong Kong – Hungría – India – Indonesia – Irán – Irlanda – Islas Fiyi – Islas Vírgenes – Israel – Italia – Jamaica – Japón – Kenia – Kuwait – Letonia – Líbano – Lituania – Luxemburgo – Malasia – Malta – Marruecos – Mauricio – México – Mónaco – Mongolia – Nicaragua – Nigeria – Noruega – Nueva Zelanda – Omán – Pakistan – Panamá – Paraguay – Perú – Polonia – Portugal – Puerto Rico – Qatar – Reino Unido – República Checa – República Dominicana – Rumania – Rusia – Singapur – Sri Lanka – Serbia – Siria – Suecia – Suiza – Taiwán – Tailandia – Tanzania – Trinidad y Tobago – Turquía – Ucrania – Uganda – Uruguay – Vaticano – Venezuela – Vietnam

Tags Etiquetas

abad abidias adan africa alba alcala alegria aleijadinho alejandra alejandria alejandro alemania ambrosio america ana ancona andres angel de la guardia angeles angeles custodios angelus antiguo testamento Antioquía aparecida apariciones apostoles arcangeles arzobispo asia asis auxilio de los cristianos avila barcelona bari basilica bautismo beata beato beatriz belen benedicto XVI bergoglio bernadita bibiana biblia bosco brasil brigida buen consejo caballeros de la virgen caminata caridad carlos carmcarelitas carmelitas carmelo catarina catholicnet catolica catolicos cecilia chacabuco chile chilenos cla claudia colegio coliseu colonia comunicación concepcion conclave constantino convento da luz conversión cova da iria cristiano cristianos cristo cuaresma cuba custodios damaso daniel david descalza descalzos dia de jose dias diego difuntos discipulos discipulos misioneros divina misericordia doctora de la iglesia dolores domingo domingo de ramos dominicos don bosco dones del espiritu santo edmundo egipto ermitaña escocia escola españa espirito espirito santo ester eva evangelio ezequiel facebook familia fatima Fátima fe felix Fiesta de Corpus Christ francia franciscano francisco francisco I francisco martos francisco y jacinta fundador fundadora gabriel gaudium gaudium press genazzano genesis goa google guadalajara guadalupe guaratingueta habito religioso heraldos heraldos de la palabra heraldos del evangelio hermana lucia herodes hombres hungria iglesia iglesia catolica imaculada concepcion imagen de la virgen del carmen imperatiz india inglaterra inmaculada inocentes intenciones irlanda isabel italia jacinta jacinta martos jao cla javier jeremias jeronimo jerusalem jesucristo jesuita jesus jmj joao joao cla joão clá joaquim jorge josafat jose jovenes juan juan de austria juan de la cruz juan pablo II karolina kozkowna laboure laura leon leonardo lepanto lerida letran liberio lo vasquez lorena loreto los heraldos los heraldos del evangelio lourdes lucia macabeos madre magno manuel maria marruecos marta martin martina martir martires mayo medalla milagrosa mejico mensajeros del evangelio mercedarios milagro del sol milan mision joven Misioneros mistica monasterio monseñor monseñor joao cla dias montfort musica nacimiento navarra navidad nazaret nicolau niño dios niño jesus noblac noticias noviembre obispo octubre ojos oración orionitas ovejas pablo pablo vi padre joao padres Padres Heraldos padroeiro do brasil palau papa papa francisco papa. santo padre paraguay pastor pastoral juvenil Pastozitos patrono paula penitencia Perpetuo Socorro peru pio v plinio pobres pontifice porres portugual presebre presentacion profeta purgatorio raquel redentoristas reina religiosa renuncia ricardo ezzati rio de janeiro roma rosario sagrada familia sagrado sagrado corazón salesianos san san antonio san augustin san francisco san jose san juan diego san pablo san pedro san rodrigo santa santa casa santa cruz santa ester santa rita de casia santa rosa de lima santiago santiago de chile santo santo domingo santo padre santos santuario sara semana santa señora del rosario septiembre siracusa Soissons sorbona tarragona templo toledo traslacion turquia ucrania valeriano vaticano vatucano vedra victor vida monastica viernes santo virgen Virgen de Fátima virgen de guadalupe virgen de lo vasquez virgen de lourdes virgen del cobre virgen del rosario virgen maria vitalidad de la iglesia yolanda zebedeu